Heliamphora. Plantas carnívoras

Heliamphora
La planta Heliamphora es una sutil ratonera

La heliamphora es una planta endémica del norte de América del Sur, concretamente de la confluencia entre Brasil, Guyana y Venezuela. Su crecimiento es a partir de un tallo horizontal y subterráneo llamado rizoma, propio de plantas de zonas montañosas, del que nacen las raíces. Sus hojas forman unos vistosos jarros de distintos tamaños que crecen agrupados. Los jarros, al no estar cubiertos, permanecen siempre con cierto nivel de agua en su interior, ya que la planta crece en zonas donde llueve de forma abundante.

Los jarros tienen un pequeño capuchón que destila un néctar que atrae a insectos y pequeños animales. Una vez la presa se acerca al néctar resbala por la hoja y muere ahogada. Esta trampa, al contrario que en otras plantas carnívoras, es pasiva. Al igual que la planta cobra (darlingtonia), la heliamphora no genera enzimas para descomponer a las presas. La degradación de los insectos y animales atrapados se produce mediante bacterias presentes en el agua que las ha ahogado.

La heliamphora tiene unas preciosas flores que pueden ser blancas, rosadas, e incluso verdosas, en forma de estrella. Es una bella planta ornamental, y puede cultivarse aunque en una casa suele vivir menos de un año. En invernadero puede alcanzar los cinco años.



Búsqueda personalizada

Inicio