Rosa mosqueta. Variedades de rosas

Rosa mosqueta
La rosa mosqueta y su elixir de la eterna juventud

El arbusto del que crece la rosa mosqueta, o rosa eglanteria en su nombre científico, puede llegar a alcanzar los dos metros y medio de altura. De tipo silvestre, su origen es europeo. Las ramas están cubiertas de espinas curvadas y las hojas expiden una agradable fragancia, sobre todo en días húmedos. Las flores crecen en racimos y son siempre de color rosa.

Los frutos de los rosales silvestres se llaman escaramujos. Los escaramujos de rosa mosqueta son aptos para el consumo humano ya sea en crudo como cocinado. El escaramujo es extremadamente rico en vitamina C, y se utiliza bastante como ingrediente de algunas infusiones, y en algunos países, para elaborar confituras. El fruto tiene propiedades que ayudan al sistema inmunológico a estar en forma y es un excelente vigorizante.

Su uso también se extiende a la industria cosmética ya que de las semillas que el fruto contiene se extrae el famoso aceite esencial de rosa mosqueta. A partir de este valorado aceite se elaboran infinidad de productos tópicos con múltiples usos. Arrugas, estrías, quemaduras, cicatrices, manchas en la piel, y muchas otras afecciones, son tratadas diariamente con productos cuyo ingrediente principal es aceite de rosa mosqueta.

Aunque este rosal sea silvestre, también se cultiva para formar setos o barreras florales de separación, siendo muy común su uso ornamental en jardines en el Reino Unido.



Búsqueda personalizada

Inicio