La fotografía y el dadaísmo

Tristán Tzara fotografiado por Man Ray

El dadaísmo surge a principios del siglo XX en Suiza de la mano de Tristán Tzara y Hugo Ball. Nace como protesta contra las normas ortodoxas causantes de la primera Guerra Mundial. Los dadaístas niegan el concepto de la razón positivista y se revelan contra el arte burgués imperante en la época. Es por esto por lo que son conocidos como los "anti-artistas".

El movimiento dadá era un modo de vivir para sus integrantes. Tenían una actitud burlesca y humorística y su base principal es el absurdo. Sus obras literarias son meras sucesiones de palabras, a veces incomprensibles.

Collage de Hannah Höch

Existen varias teorías acerca del origen del nombre "Dadá". Se cree que representa el balbuceo de un niño como simbolismo de la vuelta a la infancia. También se baraja la posibilidad de que fuese escogido al azar en un diccionario.

Las máximas representaciones de la fotografía dadaísta son el fotomontaje y el collage. Ambos suelen contener los elementos básicos que identifican el movimiento. Letras, textos, imágenes superpuestas, etc. Todos ellos sin orden ni concierto aparente.

Las obras se difunden gracias a las revistas publicadas en el momento. Gracias a éstas el dadaísmo se extiende y da a conocer.

El dadaísmo en el mundo

Fotomontaje de John Heartfield

Man Ray fue uno de los precursores de la fotografía dadaísta. Junto con Marcel Duchamp y Francis Picabia fundaron el dadaísmo neoyorkino. Posteriormente, lo fundarían en París. Fotógrafos como Alfred Stieglitz apoyaron el movimiento Dadá en Nueva York.

En países como Alemania las fotografías dadaístas tuvieron un marcado carácter ideológico y político. Los ideales anarquistas y comunistas fueron los más relacionados con este tipo de arte. Hannah Höch y John Heartfield fueron dos de los autores más importantes de la vanguardia alemana.

El dadaísmo y el surrealismo fueros movimientos artísticos íntimamente relacionados hasta que se separaron en 1924.


Búsqueda personalizada

Inicio