La fotografía y los viajes

Excursiones daguerrianas

La fotografía se relaciona con los viajes desde sus comienzos, con el descubrimiento del daguerrotipo en 1839. Entre 1840 y 1844 Noel Lerebours recopiló una serie de daguerrotipos de viajes. Las publicó bajo el nombre de "Excursiones Daguerrianas: las ciudades y monumentos más notables del globo". Estas placas estaban impresionadas por diferentes fotógrafos y un grabador le resaltaba los elementos más difusos como nubes o personas.

Lerebours trabajó y realizó instantáneas en Francia e Italia y con otros colaboradores fotografió Grecia, Siria y Egipto. Usar daguerrotipos en los viajes suponía grandes inconvenientes: transportar gran número de placas argentadas, el peso del equipo y la fragilidad de las pruebas únicas.

Las ventajas del Calotipo

Calotipo de las calles de Frankfurt

A finales de 1840, cuando el Calotipo permitió sustituir el metal por el papel, la fotografía de viaje tuvo su verdadera difusión. George Bridges, ayudante de Talbot, realizó entre 1846 y 1852, 1500 negativos sobre papel que abarcan desde Italia hasta Egipto.

Catedral de Notre Dame

La aplicación que tendría la fotografía en los viajes fue descrita por Maxime Du Camp: "Ya no será necesario realizar peligrosos viajes. La heliografía confiada a algunos intrépidos dará por nosotros la vuelta al mundo y nos traerá el universo en una carpeta sin que abandonemos nuestro sillón".

A partir de 1850 los países de moda son Italia, Grecia y Turquía. Se conservan álbums completos sobre Pompeya, Palermo, Atenas y Constantinopla. El inglés John Shaw Smith fotografió España y Portugal entre 1849 y 1850.

En 1851 la comisión para los monumentos artísticos de Francia encargó a una serie de fotógrafos que realizasen un catálogo de imágenes para constituir un conjunto del patrimonio arquitectónico francés.


Búsqueda personalizada

Inicio