Uso industrial de la fotografía

Crystal Palace

A mediados del siglo XIX la fotografía se pone al servicio del desarrollo industrial. Los socialistas utópicos como Robert Owen o Charles Fourier son dos de los padres de esta relación. Fueron los primeros en sugerir que la fotografía debía abandonar el ámbito privado y comenzar a tener una utilidad nueva.

En la Exposición Universal de 1851 tomaron más de 150 imágenes para ilustrar los informes del jurado y documentar lo que allí estaba sucediendo.

Esta exposición tuvo lugar en el "Crystal Palace". Entre 1853 y 1854 fue trasladado desde Hyde Park hacia la zona sur de Londres. Philippe H. Delamotte fue el encargado de fotografiar el traslado y la obra de reconstrucción. Al término de esta había tomado cerca de 160 clichés. Esta fue la primera documentación fotográfica sobre la construcción de un edificio.

Estación de tren por Auguste Collard

Los pocos encargos industriales para fotógrafos vienen, o bien del Estado, o bien de los grandes magnates.

El barón James de Rothschild, propietario de la compañía de Ferrocarriles del Norte, encargó en 1855 a Edouard Baldus 25 ejemplares de un álbum de 50 fotografías cada uno sobre la línea de ferrocarril París - Boulogne.

En Francia, el fotógrafo Auguste Collard es contratado por el ministerio de obras públicas para fotografiar sus puentes en construcción y dejar constancia del París de la época. Se sabe que realizó, como mínimo, 8 álbums.

En Inglaterra, gracias a los avances de la revolución industrial las fotografías tomadas a este respecto son mucho más numerosas que en el resto del mundo. Aquí se fotografiaron las construcciones de barcos, las fundiciones donde siempre se incluían a los obreros o los barcos y sus calderas.

Construcción de puente por Clifford

En España Charles Clifford fue contratado para fotografiar las obras públicas realizadas por la Reina Isabel II. Sus imágenes industriales más conocidas son las de la construcción del Canal de Isabel II y sus puentes.


Búsqueda personalizada

Inicio