Iluminar con Flashes

Uno de los pasos más importantes para convertirnos en un fotógrafo profesional es dominar las técnicas de iluminación.

La iluminación con Flashes puede tener más variantes además de la de colocar el flash delante del objeto e iluminarlo directamente.

Iluminar con flashes

Existen diferentes técnicas de iluminación y modos en los que se puede utilizar esta fuente de luz que debemos conocer para poder controlarlo. Los modos de usar el flash que veremos son, el flash rebotado, el flash a la segunda cortinilla y la compensación de exposición.

Flash rebotado

Rebotar el flash consiste en dirigir su destello hacia una superficie en el que la luz se refleje. Estas superficies suelen ser techos y paredes.

Flash Rebotado

Los de color blanco son los más indicados para hacer iluminar con el flash de rebote. Esta es una técnica muy extendida en retratos ya que el flash directo desde la cámara no favorece a los modelos en absoluto. La luz plana y frontal que ilumina el modeloelimina las sombras dando una sensación de bidimensionalidad.

Flash Rebotado en objetos

Para utilizar esta técnica debemos inclinar la cabeza de flash hacia el techo (60º aproximadamente) o hacia una pared (45º aprox.) haciendo que la luz rebote e ilumine el motivo desde otro ángulo.

Para utilizar la técnica de flash rebotado hay que tener en cuenta la distancia de la superficie a rebotar y del objeto. Cuanto más lejos esté el techo o pared menos luz llegará al motivo.

Flash a la segunda cortinilla

Para poder usar el flash a la segunda cortinilla o a la cortinilla trasera hay que saber lo que es la sincronización de flash.

Ésta es la velocidad máxima a la que podemos disparar la cámara para que la luz entre a toda la película o sensor sin que se vea la cortinilla del obturador mientras disparamos el flash. El flash se dispara en el mismo momento en el que la primera cortinilla del obturador se abre.

Flash Segunda Cortinilla

El disparo a la segunda cortinilla o a la cortinilla trasera sirve para que el destello del flash se produzca justo antes de que el obturador se cierre por esa segunda cortinilla. Esto provocará que, por ejemplo, ante la necesidad de fotografiar una escena con movimiento este sea el método más adecuado. Al abrir la primera cortinilla del obturador se empezará a captar la luz de la escena. Después, al dispararse el flash justo cuando la segunda cortinilla va a cerrarse, el sujeto en movimiento se congelará, pero en la imagen quedará reflejada toda la amplitud de su movimiento.

Compensación de exposición

La compensación de exposición del flash significa nada más que hacer que su destello tenga más o menos potencia de la que está configurada por defecto. Dominar esto será muy útil, por ejemplo, en situaciones en las que sólo queremos usar este flash como luz de relleno y no como luz principal. Haciendo que éste se dispare a menos potencia, evitaremos sobreexponer la imagen.

Compensación de exposición

Cuando queramos suavizar sombras en una escena en exteriores a pleno sol podemos usar la compensación de exposición y decirle al flash que dispare uno o dos pasos menos de los habituales.

De esta manera difuminaremos las sombras y tendremos una imagen menos contrastada. También será útil cuando la fuente de luz está detrás del sujeto y queremos que ambos estén bien expuestos.

En las cámaras actuales se suele representar con un símbolo + y - al lado del símbolo del flash.


Búsqueda personalizada

Inicio